Becas 2016 para La Luciérnaga y el Hospital Iturraspe


Tras finalizar el proceso de evaluación de los proyectos recibidos, nuestra Fundación decidió que sean dos los proyectos elegidos para otorgarles la beca que anualmente entregamos a iniciativas de capacitación profesional con impacto en la comunidad. Se trata de una iniciativa de La Luciérnaga para la puesta en marcha de una Panificadora Social, y otro proyecto surgido en el Hospital Iturraspe, para capacitar al servicio de Terapia Intensiva en el tema “Ecografía crítica”.

Es importante destacar el interés de los profesionales e instituciones por capacitarse mediante el acceso a estas becas, y al mismo tiempo, la importancia que tiene el compromiso de las organizaciones de la sociedad civil en cada una de las propuestas seleccionadas.


Panificadora de La Luciérnaga

Uno de los proyectos elegidos para otorgarle una de sus becas fue presentado por profesionales de La Luciérnaga de San Francisco. La propuesta consiste en la capacitación en panificación de un grupo de jóvenes que concurren a la institución junto a profesionales que los acompañan, y la posterior puesta en marcha de una panificadora, con el equipamiento necesario para tal fin.

En su presentación, desde La Luciérnaga explicaron que “el proyecto de Panificadora Social tiene como principal objetivo insertarse en el programa de enseñanza-aprendizaje desarrollado por la asociación, con un propósito motivador de los jóvenes involucrados en el proceso de producción y comercialización de los productos, de tal forma que les permita aprender un oficio y descubrir sus habilidades para crear nuevas expectativas en su futuro, aportando alimentos para las familias, y promoviendo en un futuro la venta de pan a bajo costo para las familias que más lo necesitan en nuestra comunidad. Paralelamente permitirá ser una fuente de recursos propios para la sustentabilidad del proyecto, que le permitan suplir necesidades derivadas de su propósito”.

Los objetivos son varios: Desarrollar un proceso productivo modelo que permita la enseñanza-aprendizaje de los niños, niñas y jóvenes vinculados a la asociación; desarrollar un proceso productivo que garantice la calidad de los productos elaborados; capacitar semanalmente a grupos de 15 jóvenes en la elaboración y comercialización de los productos; generar excedentes que garanticen la continuidad del programa y contribuyan a su maximización en beneficio de los objetivos sociales de la Fundación; fortalecer los nichos de mercado objetivo, para propicien la producción en los volúmenes suficientes optimizando la capacidad instalada; posicionar nuestra panificadora en el mercado objetivo; llegar a las comunidades más necesitadas con un producto nutritivo y al alcance de sus posibilidades económicas.


Capacitación en el Hospital

El otro proyecto becado este año fue presentado por el doctor Rodolfo Buffa, del Hospital J. B. Iturraspe, y propone una capacitación en el tema “Ecografía crítica”. “Con este proyecto se pretende la capacitación de todo el personal del servicio de terapia intensiva, con la finalidad de adquirir y desarrollar las destrezas y habilidades básicas para la realización e interpretación de la ecografía enfocada en el paciente crítico en la unidad de cuidado intensivo con la finalidad de interpretar las imágenes ecográficas obtenidas dentro del contexto clínico del paciente, para poder tomar decisiones médicas adecuadas”, explicó el profesional en la iniciativa presentada.

Esta propuesta consiste en realizar una instancia de capacitación en el Hospital Iturraspe, de manera que “la misma sea extensiva a todo el personal que trabaja en terapia intensiva”, explicó Buffa. El encargado de brindar la capacitación será el Dr. Do Pico José Luis, especialista en terapia intensiva y nefrología, con múltiples publicaciones, dentro de las cuales se destaca el libro “Ultrasonografia en paciente crítico” publicado en al año 2014.

Más adelante al justificar la iniciativa, el médico destacó que “se trata de un entrenamiento necesario para todos los profesionales médicos y enfermeras que se encuentran trabajando diariamente en el área asistencial de la terapia intensiva. Invertir la beca en un solo médico o enfermera, luego llevaría a que este profesional sea el requerido para la realización del procedimiento, cosa que en la práctica no redundaría en un verdadero beneficio; el servicio cuenta con experiencias formativas anteriores, las cuales han sido de un gran impacto en el desarrollo de distintos protocolos y normativas de trabajo; el servicio ya se encuentra realizando estudios ecográficos con aparatología del Hospital”.